En el caso de mis fotos, la naturaleza ha de perder para que el ser humano siga adelante victorioso. ¿O es justo al contrario?